¿Qué es Compliance?

Comenzamos con nuestro blog, para nosotros es un gran reto y esperamos que los contenidos resulten de interés. En la primera entrada nos vamos a centrar en delimitar el concepto de Compliance, que cada vez escuchamos más y en muchas ocasiones desconocemos su alcance concreto.

En una primera aproximación y siguiendo al profesor D. Adán Nieto Martín, podríamos situar al Compliance como una estrategia de control del comportamiento empresarial desviado.

En la actualidad cualquier organización empresarial debe cumplir un notable número de leyes, normas y regulaciones, que implican controles internos, como pueden ser la normativa de Protección de Datos Personales, Prevención de Blanqueo de Capitales, Medioambiente, Derecho de los Consumidores o Derecho de la Competencia o Prevención de Delitos. A esto se suman los requerimientos de terceras empresas, cada vez es más común que los clientes auditen a sus proveedores para verificar el cumplimiento de las diferentes leyes, normas y regulaciones. Pensemos también en la Due Diligence, a través de la cual la empresa que desea buscar un partner de negocios exige a sus proveedores tener desarrollados e implantados programas de cumplimiento normativo. Ante toda esta presión regulatoria, se hace necesario que las organizaciones empresariales se “autorregulen” y creen sus propios programas de prevención, detección, reacción y corrección del cumplimiento normativo, es decir Programas de Compliance. Por tanto, cuando hablamos de Compliance, estamos hablando de autorregulación regulada o regulated self-regulation. Es regulada porque la base de la autorregulación son las leyes, normas, contratos, estándares) o incluso el Soft Law que han ido publicando varias organizaciones como la OCDE o el Banco Mundial. Las organizaciones empresariales necesitan de instrumentos de gestión para poder cumplir con todos estos requerimientos, y que mejor que la autorregulación por la propia empresa directamente afectada, que mejor que nadie conoce su propia organización interna, sus fortalezas y debilidades.

Para finalizar, resaltar que el Compliance no es únicamente un Programa de Prevención de Delitos, el concepto es mucho más amplio y puede abarcar el cumplimiento todas aquellas normas, leyes o regulaciones que implican controles internos y que exigen una continua actualización de la operativa de la empresa a dichos requerimientos. Serán las organizaciones empresariales, una vez realizada su matriz de riesgos legales, contractuales o normativos las que decidan cuál es el alcance concreto de su Programa de Compliance. Ahora bien, es evidente el gran protagonismo que van a adquirir a partir de ahora los Programas de Prevención de Delitos, ya que lo que está en juego es la responsabilidad penal de la empresa.

Twitter
Facebook